martes, 31 de mayo de 2011

Milla internacional de Cornellá

Quiero correr

Ya es miércoles; el lunes entrené; el domingo no hay carrera; este domingo no; Iñaki tiene algo; ahora no recuerdo; la cosa es que el manager no corre; y yo sin manager tampoco corro; pero tengo ganas de correr; las últimas semanas estoy haciendo mis mejores tiempos; tres seguidas bajando de 44'; si dejo pasar una semana tal vez pierda mi estado de forma; no puedo permitirlo; debo correr; miro el blog de Xavier Bonastre; Anna me dijo que mirara sus marcas, las de X.Bonastre, en un Excel que tiene colgado; las miro; tiene marcas en carrera de 10 y 21 kms. igual que yo, pero también ha corrido millas, 5k, maratones y 100 kms.; vaya; no sabía que este hombre corría tanto; desde hace un tiempo se ha convertido en mi referente; ahora estamos bastante a la par; la verdad es que más acaba él por delante que yo; pero en alguna le he pasado; miro su histórico; está muy bien; parece que no está en su mejor momento; pero aún así me gana; tiene marcas espectaculares en los 10k y en la maratón; me fijo en la milla; tal vez podría correr yo una; al final no es más que 1km. y medio, casi como los progresivos que hacemos con Marc; voy a mirar si encuentro alguna; veo que el sábado se corre la de Cornellá; me voy a apuntar; pero sólo no puedo; y no está mi manager; ya sólo tengo una opción; le chuto un email a Anna y ella acaba de convencerme; le motiva la idea; intento apuntarme; no lo consigo; la verdad no estoy demasiado ducho en las inscripciones; siempre me la hace mi manager; Iñaki; le digo a Anna que lo intente; ella se encarga de todo; al fin apuntados; esta vez la cursa no es de mañana, ni en domingo; mejor; es sábado a la tarde noche; genial; así luego hacemos una tapas; creo que eso es lo que más le ha motivado a Anna; pienso en recogerla, calentar un km. y correr la milla; parece una buena idea; la cosa es que 1.609 kms. en total no es demasiado; tal vez no me ayude a mantener mi estado de forma; recuerdo las sabias palabras del fisio; cosas como avisar al cuerpo antes de exigirle; decido que haremos como los lunes: footing a ritmo suave algo menos de 5 kms. y luego el progresivo, que esta vez será la cursa;


Planificando la carrera

Llega el sábado; como siempre llego tarde a mi cita con Anna; ya no podremos correr esos 5 kms. previos que había planificado; al final nos salen sólo un par; primero corre Anna; son sólo 13 chicas; luego correré yo; nosotros somos cerca de 50; mientras corro los 2kms. voy pensando la táctica de carrera; son cuatro vueltas de algo menos de 400 m., y un tramito más de 100 m.; decido apretar en la segunda mitad del recorrido; mi objetivo, como no, es igualar las marcas de X. Bonastre; hace poco creo que acreditó algo como 6'; esa será mi marca a batir; olvidaba que Iñaki no viene pero ya tiene el gusanillo; el mismo sábado sale a entrenar y simula una milla; le salen 6'28"; me cuenta sus sensaciones; por whatsup; me gusta tener su referencia; sé lo que corre y entiendo lo que me cuenta; tras sus palabras estoy algo más preparado para mi nuevo y desconocido reto; la organización no demasiado buena; el ambiente sí; y la gente muy amable; pero todo a manija; nada de chip; tendré que tomar mis tiempos con mi Sunto; le digo a Anna que empiece tranquila; y le oriento más o menos sobre su táctica de carrera; me dice que sí que lo entiende, que lo hará;

LLega el turno de Anna

Suena la pistola para Anna y arranca; al final de la recta, cuando tan sólo lleva unos 200 m. tengo la certeza de que ha olvidado todo lo que le dije; va con las primeras; se resiste a aflojar y a hacer su carrera; acaba la primera vuelta algo por detrás de las primeras; pero no demasiado; lleva un rito espectacular; ahí mismo veo que ya va pinchada; la animo; le digo que va bien; pero sé positivamente que va mal; no puedo reñirla; no creo que eso le ayude; le digo que afloje y se recupere, que ya apretará en la última; ella ya no puede controlar el ritmo; va colgada, a remolque, el cuerpo no le responde; sólo puede pensar en no dejarlo; su cara es todo un poema; la animo todo lo que puedo; acaba la segunda vuelta; la misma cara; le digo que muy bien, que va bien; de hecho ha perdido tiempo respecto al primer parcial pero no se ha desplomado; aún aguanta el tipo; en el tercer parcial misma cara pero tampoco pierde demasiado respecto al anterior; además ganó mucho en el primero de los parciales; en el cuarto la misma tónica; cara hasta el suelo, imagino que maldiciendo a cielo y tierra pero aguantando con toda dignidad; ahí ya sí le digo que apriete, que ya sólo le quedan 100 m., que es el momento de arañar unos segundos; y extrañamente parece que tiene un ritmo guardado y lo saca; acaba la carrera apretando y acreditando unos 7'15" muy meritorios; yo le había marcado unos 7" para su primera carrera; así pues sólo se le han caído 15"; luego haríamos números y veríamos que su ritmo global había sido bueno; 4'30" el km.

Llegó mi hora

Sin demasiado tiempo para análisis entro en la pista; suena la pistola; la primera vuelta voy sólo a escuchar sensaciones; los 50 salen como una exhalación; y tras ellos yo; no importa si voy de los últimos, no puedo morir como sí ha hecho Anna; completo la primera vuelta con sensaciones algo raras; no voy cómodo; siento que he ido algo rápido; en la segunda debo tener mejores sensaciones; decido no apretar aún; lo dejo todo para la segunda mitad del recorrido; Anna me anima; la oigo; me gusta; pero no me da ni me quita fuerzas; me siento extraño; toda mi atención está puesta en mis sensaciones; acabo la segunda vuelta; ya me siento mejor; oigo a Anna; me anima; ahora ya no debo guardar; intento incrementar el ritmo pero no lo doy todo; aún me quedan dos cambios; finalizo la tercera ya bastante rápido; la cuarta doy otro tirón; adelanto a algunos corredores; no demasiados; finalizo la cuarta vuelta ahora ya sí a un ritmo muy bueno; ya sólo quedan 100 m.; ahí ya si cierro los ojos; sé que tengo piernas; lo sé porque todos los lunes, en los entrenos, lo compruebo; tengo un buen arranque; Iñaki puede incluso ganarme; él también lo tiene fuerte; pero el mío es más largo; acabo en 5'45";

Haciendo balance

He mejorado los algo más de 6' que me había marcado y, lo más importante, he superado a X.Bonastre; no es lo más importante; pero me hace ilusión; debo marcarme metas para ir progresando; poco a poco; y X.Bonastre es uno de mis acicates; también lo es Iñigo; y Toni; e Iñaki cuando esprinta; y Anna cuando veo sus marcas mejorar semana a semana; creo que estoy mejorando; en gran parte por la mejoría de Anna; y en gran parte también por los entrenos de calidad con Marc; me ha encantado esta distancia; la pienso repetir; es una distancia muy atractiva y el hecho de que sea en sábado y a la tarde noche te permite disfrutar del fin de semana sin la premura de estar en el último día de descanso; comentamos con Anna; ella parece estar muy decepcionada pero a mi me parece que ha hecho una carrera muy buena y que sobre todo le servirá para afrontar mejor futuras millas; nos vamos de tapas; la tarde de milla ha sido genial; y la noche de tapas también; me acuesto cerca de las tres de la mañana; un día para enmarcar; sí señor; ah!, por cierto, mi ritmo, 3:35 el km.; olé; ya sólo pienso en dejar el crono, primero, en 5'30" y, con algo de entreno, acercarme a los 5' pelados

La milla según Anna

Sensaciones

Sábado 21. Mi primera milla. Nuevo reto. La Milla de Cornellà. No me sale nada bien. Diría que fatal. Sensación de ridículo. Pero empiezo por el principio.

En la previa, escucho los consejos. Manel me los da. Los entiendo. Los comparto. Los agradezco. Me amedranto en la salida. Las otras parecen preparadas. Muy preparadas. Esto me intimida. Quizá demasiado. Sé que no estoy en su liga. Sin embargo, me achanto cada vez más. Pistoletazo de salida. Salgo flechada. Somos quince, nada más. Enseguida me doy cuenta de que no podré aguantar. Me flaquea todo: mente, corazón y piernas. Lo intento. Cada vuelta es peor. Quiero abandonar. Por suerte, mi pundonor me lo impide. Acabo decepcionada y enfadada conmigo misma. No he sabido hacer mi carrera. No he sabido plasmar los consejos. No he sabido dosificar mis fuerzas. En realidad, no he superado el reto. Siento haber fallado. Haberme fallado.

Termino mi milla. Intento no pensar sobre mi desastrosa carrera. Le toca a Manel. Quiero animarle. Se le ve sereno. Ilusionado. Super motivado. Seguro que los nervios van por dentro. Quiere estar a la altura. Tiene un reto. Sé que lo conseguirá. Sabe que lo conseguirá. La cara es el espejo del alma. La suya, transmite seguridad. Pistoletazo de salida. Sale mal. Francamente mal. O al menos, a mi me lo parece. Va tercero por la cola. Yo, como que no lo conozco. I can’t believe it. Pasa por delante mío. Lo animo. Me tiene desconcertada. Sigue su ritmo ‘lento’. Segunda vuelta, similar, aunque ha avanzado algunas posiciones. Sigo animándole. No sé si le ayuda. A partir de ahí, una carrera distinta. Empieza a progresar. Se va situando. Está ya entre el fornido grupo que sigue a los pocos destacados. No parece sufrir demasiado. Lo vuelvo a animar. Enfila la última vuelta. Su ritmo es alto. En los últimos metros puede apretar. Gran sprint final. Gran marca la suya. Lo ha logrado. Ahora ya sí: lo conozco y lo reconozco.

Manel
El equipo de sedentarios

lunes, 30 de mayo de 2011

Carrera Delta-Prat

El domingo 29 de Mayo algunos sedentarios nos volvimos a reunir para participar en una carrera de 10k. Esta vez fue en El Prat de Llobregat, en la carrera Delta-Prat. En total de vueltas de 5k, en un circuito completamente llano y que ya conocíamos de la carrera del año pasado... aunque esta vez había una diferencia sustancial: corriamos a las 9:00h con una temperatura ideal, mientras que en 2010 fue por la tarde con un calor soporífero y un viento horroroso.

Manel y un servidor llegamos a tiempo para recoger dorsal, ver el ambiente, liberar peso y calentar con tiempo... sin embargo nuestra sedentaria Anna B. volvía a llegar justa. En este aspecto va a tener que mejorar!
Los objetivos del trio estaban claros: Manel iba a atacar el sub-43' tras 3 carreras habiendo consolidado la marca, Iñaki queria volver a estar cerca del sub-46' y Anna en plan pesimista indicaba que su marca estaría por encima de 53'.


Foto de rigor junto al arco de llegada y a calentar un poco.
La salida era en el exterior de estadio de atletismo, asi que nos situamos en un lugar adecuado a nuestras expectativas de carrera y a correr.


Pronto Manel se escapa, y yo me quedo a conseguir mi ritmo de crucero. Cuando llevamos 500m, me pasa una pareja que llevan buen ritmo y me acoplo para ir más comodo. El paso por el 1km es a 4'13", que es por encima del ritmo previsto. Sigo a la pareja con un ritmo muy constante alrededor de los 4'30" hasta antes de la entrada al estadio que al ver se aflojaba un poco la chica me adelanto.




El paso por el ecuador de la carrera lo hago en 22'30", asi que el objetivo de sub-46' es asumible si no me hundo. El km 6 mantengo el ritmo a 4'31" para pasar un pequeño bache en los siguentes 2k con 4'37" y 4'39" respectivamente. Viendo como iba me vuelvo a acoplar con otra corredora que iba a un ritmo similar, hasta que a falta de 2k decide apretar un poco... asi que decido hacer lo propio desde una distancia prudencial. El paso por el km 9 es a 4'30", asi que el bache ha pasado. El último km con los giros de 180º es complicado, pero me mantengo y consigo hacer un buen sprint final.



Los tiempos del trio sedentarios son mejores de lo esperados:
- Manel, 42'21" consiguiendo bajar sobradamente de 43' y por tanto haciendo MMP.
- Iñaki, 45'13" consiguiendo MMP y acercandose al sub-45'.
- Anna, 51'35" haciendo tambien MMP al bajar en 4" su marca de L'Hospitalet.

Habrá que seguir entrenado para ver el tope de este trio.
Veremos que tal se da la carrera de Cornellá, donde el circuito también es propicio para hacer MMP.

Iñaki
El equipo de sedentarios


PD: Dar las gracias a mis liebres improvisadas, y a CarlesCat por las fotos.

jueves, 19 de mayo de 2011

Entrenando en Burgo de Osma

Ya os hemos comentado que hay que aprovechar cuando hacemos algun viaje en vacaciones para meter en nuestra maleta las zapatillas para salir a entrenar y de esta forma disfrutar de nuevas rutas y también hacer otra forma de turismo.

Pues bien, no tan solo os animamos a meter vuestras zapatillas en la maleta en vacaciones, sino que tambien os animamos a que lo hagais cuando tengais que hacer un viaje de trabajo.

Para dar ejemplo un servidor, que en un viaje de trabajo a Burgo de Osma para visitar al cliente HUF, aproveché para hacer una ruta que me parecio muy recomendable. Se trata de un camino con carril bici junto al rio, que recorre parte de la ruta del Cid.



En la parte final aproveché para subir al castillo del Burgo de Osma para fortalecer los gemelos y poder disfrutar de unas buenas vistas de la zona. Y lo mejor de todo para el final de la jornada, donde tambien pude disfrutar de los manjares de la zona.



Seguimos en lucha contra el sedentarismo y lo hacemos incluso cuando salimos de viaje por trabajo :-)

Iñaki
El equipo de sedentarios

martes, 17 de mayo de 2011

Cursa de Nou Barris

Cursa Popular de Nou Barris, 10kms by Anna Busquets
‘De qué hablo cuando hablo de correr’


Domingo, 15 de mayo de 2011

6:59 am. Un WhatsApp me despierta. Bendito WhatsApp. Manel, ya está de camino. Yo, todavía en la cama. A las 7:45h hemos quedado en el punto de encuentro con los otros sedentarios. Esta vez mi rutina previa a las cursas –ducha, acicalamiento y desayuno- ha sido, necesariamente, exprés. Cojo el coche. Pongo música. Es mi momento. No tengo ninguna duda de los objetivos de hoy. El primero, conseguir una marca que me permita seguir en mi sub-52. El segundo, lograr una buena clasificación en los Jocs Interempreses –olimpiada empresarial solidaria integrada en esta Cursa de Nou Barris. Y, ‘last but not least’, seguir a ‘mi liebre’, Iñaki, para conseguir así los dos objetivos anteriores.

Llego al punto de encuentro. Tras localizar a Manel y saludar a un buen amigo –Sami-, nos reunimos con Iñaki. Siempre previsor, ha llegado muchísimo antes y ya dispone de nuestros dorsales, sinónimo de no tener que hacer la larga cola que se ha formado para recogerlos. En esta ocasión, hay sedentarias inscritas en la caminata popular también de Nou Barris –Eli, Martina, Esmeralda y Esther- aunque finalmente no participaron por la falta de organizacion e información que habia sobre este evento.

La salida de la cursa está situada a pocos metros del bello y antiguo edificio de la sede del distrito de Nou Barris. El lugar evoca algo especial, entrañable. Se respira tranquilidad, nada que ver con la Barcelona en ebullición constante y a menudo agobiante. No me importaría pasar la mañana aquí, sentada en uno de los bancos, leyendo la prensa, un buen libro o simplemente, en buena compañía. Pero no. No es el momento. Como en la vida, todo tiene su momento y hoy, tocaba correr.


Con Manel, Iñaki y Xavi hacemos la previa: sesión fotográfica y un breve, brevísimo, calentamiento. Iñaki me ha preparado una previsión de ritmo para cada kilómetro de la carrera. El año pasado él ya la corrió y, como en todo, la experiencia es un grado. Me explica el recorrido y me da los primeros consejos. Los tres kilómetros iniciales son de bajada. Tocará apretar. Los siguientes combinan subida y bajada hasta llegar a la parte final, donde un nuevo tramo –de al menos un kilómetro de subida tendida- precede al último kilómetro ya plano. Me quedo algo intranquila. Nunca he corrido una cursa con un tramo tan largo en subida. No sé si seré capaz de seguirle.


En la salida comparto lugar con Manel, Xavi e Iñaki. Es nuevo para mí. En los momentos previos me gusta observar a los corredores que me rodean. Observo gestos, miradas, rituales. Hoy hago lo mismo. Manel, mirada concentrada, expectante y algo preocupada. Se queja de la zona de su tobillo. Le inquieta si podrá terminar o deberá abandonar. Le digo que no fuerce. No sé si me escucha. Lo entiendo. Son esas situaciones en las que te fastidia no estar a tope. Iñaki, mirada relajada y segura. Sabe que hoy, como liebre, deberá correr muy por debajo de sus posibilidades y ello le confiere una relativa tranquilidad. Xavi, mirada serena. No está muy en forma y no busca marca. Su voluntad, acabar lo mejor que pueda.

Pasadas las nueve, empezamos a correr. Salimos a un ritmo fuerte. Iñaki me indica que es bajada. Debemos aprovecharlo. A los pocos metros, Manel se avanza entre los corredores destacados y antes de finalizar el primer kilómetro, lo perdemos de vista. Yo sigo con Iñaki. De momento, voy bien. En el kilómetro tres, un breve tramo de subida es el preludio de la cuesta del siguiente kilómetro, más pronunciada y también más extensa. Hace calor y viento. Mis fuerzas flaquean por un momento. Iñaki lo nota. Me da ánimos y se sitúa delante de mí. En las subidas, me deja marcar el ritmo. Voy bien. Nos cruzamos con Manel. Ánimos mutuos en forma de ‘give me five’.
Pasamos el ecuador de la cursa. Síntomas de un flato incipiente. Respiro profundamente. Logro controlarlo. Menos mal. Necesito llegar al avituallamiento. Conseguir ese respiro real y mental tras refrescarme.

Enfilamos el último tramo, en subida casi un kilómetro. De nuevo, nos cruzamos con Manel. Le queda sólo el tramo final. Iñaki le anima al grito de “Manu”. Él, esboza una sonrisa. También me anima a mí. Me gusta recibir los ánimos. Ojalá en cada cursa fuera igual. Me sabe mal, soy incapaz de hablar, no sólo porque voy con mi música sino porque necesito reservar todas mis fuerzas. Sólo puedo sonreír.

Kilómetro 7. Mi ‘muro’ particular. Me gusta el 7. Lo elijo siempre que puedo. En cambio, en las cursas, me fastidia horrores. ¿Falta de fuerza física? ¿Falta de fuerza mental? Hoy, un poco de ambas. Sin embargo, no quiero obsesionarme con esta cuestión. Me autoexigo un último esfuerzo. No puedo fallar. No ahora. En realidad, todo depende de uno mismo. Es en este momento cuando aparece lo más personal: la exigencia con uno mismo y la idea de no conformarse nunca e intentar mejorar. Cuando corro consigo desprenderme de mis pensamientos cotidianos y dejarme llevar por la sensación del esfuerzo, concentrarme en un objetivo, sufrir si es necesario y luego, disfrutar de lo conseguido, valorando el esfuerzo para ello invertido.

Todo esto me ayuda en la subida final. Iñaki sigue animándome e incluso, durante algunos metros, tira literalmente de mí. Suerte la mía. A lo lejos, la meta. El objetivo lo tengo a tocar. Ahora sí. Queda sólo el último esfuerzo. En este momento, también Manel, ya esperándonos, me anima en el tramo final. Me gusta. Lo he logrado. Lo hemos logrado. 51'45". Me abrazo a Iñaki. Estoy segura de que sin él, hoy no lo habría conseguido. Él sin mí, en cambio, habría logrado una marca mucho mejor.


Tras la llegada, nos juntamos con el resto del grupo de sedentaris. Manel, feliz con sus 43'39". Cerquita de su MMP. Se resiente de su lesión pero lo ha conseguido. Xavi, aunque ha sufrido algo más de lo deseado, consigue, y sin entreno previo, hacer 1:04'55". Tras el esfuerzo y la puesta a punto necesaria, las fotos para el recuerdo y un excelente tapeo para recuperar fuerzas.

Anna
El equipo de sedentarios



Nota sedentaria: Destacar que Anna, modesta ella, no ha mencionado que gracias a su esfuerzo consiguió el primer puesto en la clasificación femenina de la liga interempresas, logrando unos buenos puntos para la UOC y el diploma de medalla de oro. Desde el equipo de sedentarios... nuestra enhorabuena!

martes, 10 de mayo de 2011

Montblanc - Entreno en vacaciones

Seguimos dando ejemplo y en esta ocasión hemos aprovechado para salir a entrenar en la escapada de fin de semana familiar en Montblanc coincidiendo con la semana medieval. Nos hemos alojado en un bungalow del camping Montblanc Park (muy recomendable) y desde aqui ha sido el punto de partida para los dos entrenos en solitario:

El primero rumbo a Montblanc para dar una vuelta al pueblo alrededor de la muralla y por el interior de la parte antigua, aprovechando para hacer alguna foto. Merece la pena la visita a este pueblo medieval. En total 9,28km con desnivel



El segundo recorrido fue más corto de lo previsto... Saliendo del camping hasta Monblanc para ir siguiendo la ruta del GR-175 (ruta del Císter) hasta Prenafeta. Por falta de tiempo no llegamos a completarlo pero sin duda merece la pena. La idea era llegar al pueblo para bajar por la carretera que bajaba al camping. Pese al recorte en total fueron 7km.



Aprovechar vuestras vacaciones para luchar contra el sedentarismo!
Nosotros seguiremos dando ejemplo.

Iñaki
El equipo de sedentarios

sábado, 7 de mayo de 2011

Cursa Nocturna de L'Hospitalet

Sábado 30 de abril. Manel, 43:51; Iñaki, 46:40; Will: 49:06; y Anna, 51:39. Nuevas marcas y nuevas MMP, conseguidas esta vez en la II cursa nocturna de l’H.

En un ambiente claramente festivo y con los ánimos renovados tras las buenas marcas de la semana anterior -conseguidas en Montmeló-, los cuatro nos disponemos a buscar nuestro lugar en la línea de salida. En los minutos previos, el calentamiento necesario y la foto sedentaria, ya tradicional. Por delante, completar dos vueltas a un circuito de 5 kms que discurre por las calles de l’Hospitalet, en un trayecto llano y sencillo con llegada y salida en la plaza de Europa.


Comienza la cursa. Los primeros kilómetros son especialmente pesados, no por la dureza del trayecto sino por la incomodidad de tener que ir sorteando la gran cantidad de gente que se concentra en los primeros compases. A medida que los kilómetros quedan atrás, la aglomeración de gente se va esponjando y ello permite disfrutar del trayecto. La primera vuelta transcurre bien y con muy buenas sensaciones. Temperatura ideal y moral intacta, acrecentada por los ánimos de aquéllos que, al paso de la cursa, animan y proporcionan esa dosis de fuerza extra que, quieras que no, siempre se agradece y siempre es de agradecer. Tras el paso por la salida, que marca el ecuador de la cursa, es momento de calibrar las fuerzas hasta llegar a la meta.

Manel, Iñaki, Will y Anna lo han conseguido. A la llegada, con el público entregado y jaleando su entrada, sigue el mismo ambiente festivo amenizado tanto por la música como por la multitudinaria fideuá, cocinada para corredores y acompañantes. Esta vez, no hay recuerdo gráfico final. No importa. ‘Siempre nos quedará París’ y el recuerdo de haber disfrutado de una nueva carrera.


Anna Busquets
El equipo de sedentarios